sábado, 8 de abril de 2017

El largo proceso de un grabado

Este es mi aporte para dar a entender mejor qué es lo que hay detrás de un "simple" grabado estampado sobre papel y mostrar un poco algunos detalles de esta ancestral y experimental técnica:
  


Preparar nuestras planchas. Una plancha de cobre necesita ser pulida, biselada (limar sus bordes), lavada y desengrasada para poder aplicar el diseño que queremos y así poder barnizarla para aplicarle el ácido correspondiente y lograr nuestra matriz grabada.


Una vez grabadas, tenemos que volver a lavarlas y pulir los biseles. El tipo de barniz y correspondiente grabado es algo personal, dependiendo del efecto que queremos lograr. Hay una infinidad de técnicas! A veces este proceso se puede hacer bastante largo debido al tipo de barniz a aplicar y dejar secar, errores que se generan, etc.


Fase de pruebas. Comienza la etapa de probar la plancha grabada, estampándola para ver cuál ha sido el primer resultado. Si no estamos conformes, pues hay que retocarla o grabarla otra vez. Si estamos conformes, entonces hay que probar el tipo de papel que más se adecua así como la cantidad, tipo y color de tinta a aplicar. Podemos llegar a hacer infinidad de pruebas!


Preparar tintas. Si tenemos en mente un color en especial, necesitamos prepararlo (hay muchos colores que se pueden comprar ya preparados, pero probablemente tengamos que retocarlos o bien preparar uno nuevos). Vamos buscando el color que más se ajuste y luego nuevamente lo probamos estampando nuestras planchas hasta dar con el color que nos deje satisfechos.



Entintado y limpieza. Es necesario calentar las planchas en una mesa de calor para poder aplicarles la tinta y que penetre bien en todas las zonas grabadas. 
Muchas veces, cada color corresponde a una plancha distinta. 
Quitamos el excedente con una tela de tarlatana, y luego terminamos el proceso limpiando suavemente con la mano (sin guantes!).


Estampado. Ponemos nuestra plancha entintada en la cama de nuestro tórculo, la que debe ir sobre una plantilla que hemos hecho previamente para que nuestros papeles encuadren todos iguales.


Papel. El papel que hemos elegido previamente dependiendo de nuestras pruebas, tenemos que cortarlo a mano (no con cuter) y luego humedecerlo en agua durante bastante tiempo. Antes de  estampar, tiene que estar húmedo pero no mojado.


Colocamos nuestro papel sobre la cama del tórculo según nuestra plantilla, cubrimos con los fieltros, hacemos girar la rueda de nuestro tórculo y...ya tenemos una estampa!




Secado y prensado. Una vez estampado, el papel sigue muy húmedo por lo que hay que dejarlo secar al aire al menos un poco para luego ponerlos a prensar entre papeles secantes gruesos durante 
varios días.



 Otros detalles importantes a considerar son: 
- el largo proceso de los bocetos previos 
- corte de las planchas de cobre si es necesario
- preparación de los ácidos adecuados para grabar
- preparación de los barnices para grabar y experimentación
 - determinación de la presión adecuada de nuestro tórculo
- "preparación" de la tela tarlatana (es necesario ablandarla, ya que viene con mucha goma)
- retoques cuidadosos (si es posible) a las estampas ya hechas
- firmado y numerado de las estampas


Qué tal? Fácil no? :)

Seguramente se me escapan detalles importantes. 
A ver si hay otros artistas por ahí que me los recuerden!

1 comentario :

  1. Gran explicación Bea! Yo añadiría lo de secar el papel antes de estampar, pero está genial. Un saludo!

    ResponderEliminar